about
coin-operated
marie gabrielle. santiago, chile. veinte años. 10 de septiembre. music = life. diseño de vestuario.
moar here.



find me
lunes, 8 de marzo de 2010
day after day posted at 18:00

¿Qué le pasó a aquella niña que soñaba con ser una grande escritora?
Buscando un par de cosas personales, encontré un cuaderno, el cual estaba lleno de escritos míos, miles de pequeñas historias, de sentimientos, de momentos, de rabieta y alegrías, era como mi vida pero distorsionada mágicamente.

Y hoy día que fue mi último primer día de clases, creo que empezó a caerme el 10 de que.... No me queda nada para ser mayor de edad, que el próximo año entrare a la universidad y estudiaré lo que quiero -y lo que estoy segura que es lo mejor que sé hacer. Pero... ¿Qué será de mi? ¿De mis amistades del colegio? En las vacaciones de verano no las ví en ningún momento, me entere de cosas que ¡Uff! Me dejaron con la boca abierta. ¿Tanto me había perdido? No quiero perder el contacto con mis amigas y los pocos amigos que tengo ahí... Ni tampoco quiero crecer.

Pero igual quiero.

Es como un sentimiento muy raro, quiero tener ya mis 18 años, poder ser en "cierta forma" independiente, pero... Siento que pasaran tantas cosas, tanto como cosas buenas y cosas malas.

Es como un semi-síndrome de peter-pan, sólo que está vagamente pronunciándose dentro de mí.
Y quizás sea la razón que.... No triunfare como persona. Que todos mis sueños fueron simplemente eso... sueños. Que tendré que depender de mis padres o de un trabajo que será todo lo contrario a lo que deseé.

No quiero que suceda. Espero que no suceda.
Me da tanto miedo ver que... No llegué a ser lo que quise...
¡Sería la deshonra de mi familia!
Obviamente tenía que ser la humanista de la casa, la de las ideas más alocadas, tenía que ser yo quien hiciera pasar por malos ratos a mis padres.
¿Pero no es mi futuro?
¿Por qué me preocupo de lo que ellos llegarían a pensar si es que no triunfo?

No creo que llegue a ser tan trágico mi futuro, pero tengo ese maldito miedo que me carcome los nervios.


Si hubiera una sola palabra que pueda describir el miedo que estoy sintiendo.



No creo que aguante mucho tiempo más. Hoy día una compañera me dijo "no creo poder estudiar comunicaciones, porque ¿Y si no gano mucha plata?" y yo le conteste -entre broma y entre verdad- "No te preocupes, tienes que tener mucha cuea en mi carrera pa’ ganar plata, así que viviremos las dos medias pobres" Nos abrazamos y nos reímos, pero después se originó un silencio tan molestoso, que nos daba entender, que en el fondo, las dos sabíamos que era verdad.

¡Pero ya no quiero pensar en ello!
Me prometí ser la mejor, y espero... ¡No! ¡Nada de esperar! Voy a serlo.
(Si es que no me tropiezo antes...)


¿Qué le pasó a aquella niña que soñaba con ser una grande escritora?
Desearía volver a escribir grandiosas palabras, tener una ortografía de dioses, que la gente me digiera "Dios mío, que lindo escribes", así como en los viejos tiempos, en donde me ganaba premios en el colegio por los pequeños cuentos que hacía.

¿Qué sucedió?
Algo me robó la inspiración, ya ni mi blog puedo escribirlo bien. Como que vomito un millón de palabras nada que ver con el tema.

Me da una lástima, me da rabia.
Y mientras me enerva la situación, escucho una canción que me parte el corazón...

De verdad me dan ganas de... Poder decir todas estas cosas en persona, me sorprende lo mucho que me cuesta expresarme en cuento a lo que yo siento, es absurdo no saber qué es lo que realmente sucede, qué es lo que hace que me sienta tan mal, que llore cada vez antes de dormir, que busque consuelo en mi almohada, la cual ha secado ya varias lágrimas que no tienen razón.
Si pudiera simplemente poder analizarme bien, decir "Esto es lo que me sucede" y contar miles y miles de sentimientos y momentos, desahogar mi alma, sacarme un peso de encima de los hombros y... Aish......

Tengo su número marcado en mi celular para que me escuche un rato en este instante, decirle que hoy día lo extrañe bastante, contarle que no me siento muy bien y que necesito que me escuche. Pero sé que mis palabras no saldrán de mis labios, que se quedaran estancadas en mi garganta, que se formara ese estúpido nudo que te ahoga y... Si no soy muy fuerte, lloraré.
Aparte... no me gustaría contarle todos estos delirios mentales vía teléfono, siento que tengo que verlo, pero al verlo, más vergüenza me da.

aiiish~