about
coin-operated
marie gabrielle. santiago, chile. veinte años. 10 de septiembre. music = life. diseño de vestuario.
moar here.



find me
miércoles, 2 de abril de 2014
Una ducha helada posted at 9:49

Una ducha helada para reaccionar.
Una ducha helada para detenerme.

En este momento deseo muchas cosas, como dejar de que corran las lágrimas por mis mejillas, que dejen de caer al suelo y de alguna manera vuelvan a subir por mis pies y vuelvan a salir.
Me obligo a comer porque todo lo que se introduce, se vomita de forma abrupta.

Qué mierda fue lo que pasó.
Tener que caer tan bajo, tocar fondo, para darme cuenta lo mierda que me siento, las millones de inseguridades me atacaron y me quebraron, y ahora hay una fuga, una eterna fuga de sentimientos que no dejan de brotar y se arremeten contra mi cabeza.

Quiero huir muy lejos, quiero matarme, quiero desaparecer y quiero doparme.

Pero lo más importante, es que quiero quererme. Quiero amarme y no sentirme sola, porque mierda, no dependo de nadie para ser feliz, lo sé, pero aún así dependo de todos.

Quiero que me hagan el amor fuerte, hasta que mis ojos queden en blanco, para así dejar irse con un orgasmo la pena.

Mucho miedo en mi mirar, estoy desperdiciando mis días, mi vida se me está escapando.

La vida sigue, y yo siento que me encadenaron a un poste, y espero.

¿Qué espero?
Siempre pensé que era otra persona, pero ahora mientras más lo pienso, mientras más me ahogo, me doy cuenta que me estoy esperando a mi misma, que llegue sola, que llegue decidida. Pero es imposible, porque si no me muevo yo, si no me motivo yo, si no me doy las putas ganas, si dejara de mirar con un velo, si dejara de ocultarme, si dejara todo esos problemas, nadie lo hará por mi, y por eso me sigo sintiendo encadenada, porque al final, yo no me he dejado estar libre.

Y escribir no me hace estar mejor, más bien me atrapa, me encierra. Por que de qué mierda me sirve escribir todo lo que siento, si al momento de poner publicar, seguirá todo metido dentro de mi. Necesito escucharme, necesito hablar de esto en voz alta, quizás así todo tendrá sentido, pero me quedo quieta y escucho y no escucho nada, esperando que mi mente hable y no habla nada, y al momento de abrir la boca, no salen palabras, solo salen sollozos que se atragantan en mi garganta.

Una ducha helada, donde las gotas se clavan como cuchillos en mi espalda... y me tire al suelo, dejando que me golpeara el agua, mientras seguía inmobil y llorando, donde todo se fusionaba en un charquito de color rosado bajo mis pies. Y duele, duele de adentro.

Necesito ayuda
Ahora.